No puedo con la vida
No somos súperhumanos, es sano permitirse un bajón

No todos los días, ni en todos los momentos «podemos con la vida» y es normal.
Hace poco leí un artículo sobre el exceso de optimismo, decía que la vida en positivo podía llevar a la depresión y a episodios de ansiedad, me pareció un poco exagerado, pero luego reflexioné sobre ello y me di cuenta que podía ser cierto.
Las personas positivas y optimistas (como yo)🤗tendemos a ver el lado bonito de la vida siempre, pero hay veces que no puedes más y es lícito.
En el libro (Piedras en los bolsillos, editorial Aguilar) cuento alguno de esos momentos en los que decía «no puedo más, que se pare el mundo un ratito, que me quiero bajar, no para siempre, sólo para desconectar un momento, tomar fuerzas y volver».
No somos súperhumanos, somos personas con emociones, sentimientos, y también con opciones.
Parar, descansar y observar lo que nos pasa; tomarnos un tiempo es necesario y no pasa nada, es natural «bajonearse» de vez en cuando; decir «no puedo con la vida» no quiere decir que no podamos con tooda la vida, simplemente es que en ese momento no podemos más y necesitamos parar para seguir.
Pero recuerda, ¡eres más fuerte de lo a veces crees!
Y si te cuesta, pide ayuda, encontrarás esa mano que te sujete y apoye para levantarte y descubrir lo increíble que eres!

¿Quieres conocer nuestra historia de superación? te invito a pinchar en la imagen y a leer el libro, además estarás ayudando a dos fundaciones que trabajan con niños y adolescentes con cáncer y a sus familias; La Fundación Aladina en España y la Fundación Casa Familia en Chile.

 

Muchas gracias y feliz vida, Marta Brule

Deja un comentario