Amanecer
Cada amanecer es un nuevo renacer, un nuevo día, una nueva vida.

Hace mucho que no escribo por aquí.

Hago reflexiones en Instagram @martabrule, y no en mi blog, que sería más lógico… misterios de la vida…

Hace un tiempo que mi vida dio un giro a mejor, llevo unos años que me suceden cosas increíbles y poco a poco me he ido dando cuenta que soy yo la que he estado cambiando.

Llevo toda la vida aprendiendo y pensaba que «despertando», pero ya sabemos que si no aprendemos las lecciones, la vida nos la repite y a mi me las repitió varias veces, con lo cual no estaba despertando, ni estaba aprendiendo.

Mi cambio comenzó cuando a mi hijo le diagnosticaron cáncer, ahí empezó mi verdadero «despertar», empecé a romper mis corazas, a pelear contra lo que consideraba que no estaba bien, con lo que iba en contra de mi instinto, a dejar salir mi intuición. En resumen, a ser YO, más peleona y sabia de lo que yo pensaba de mi.

Todo lo que yo soy, estaba debajo de muchas capas de miedos, inseguridades, creencias, traumas, etc.

Mi yo interior, llevaba mucho tiempo queriendo salir, pero yo no le dejaba, era más fácil autocastigarme, que dejar aflorar mi esencia.

En el verano de 2018 me diagnosticaron cáncer a mi, un adenocarcinoma infiltrado en el cuello del utero, yo me reí ¿dónde estaba la cámara oculta? ¿era broma?…

En fin, ese día empecé a renacer (como me dijo alguien en esos días en Chile), para mi. Mi conciencia se abrió, estaba más atenta a lo que me estaba pasando y llegó el momento de recibir.

Primero fue la propuesta de publicación de nuestra historia, gracias a mi editor Gonzalo Albert, yo fui a hablar de mi blog y salí con una propuesta seria de escribir nuestra historia, la de Guille y mía, nuestra pelea por la vida, nuestra lucha contra los diagnósticos y los pronósticos, nuestra historia de Amor, como la de muchas otras personas.

Después mi buena madre, Laura Baena, presidenta del Club de las Malas Madres me nominó a ser la Malamadre 2019 nacida para luchar, otras, muchas malasmadres me votaron y fui elegida.

Ya tenía un blog, gracias al apoyo de mi querido y solidario Paco Arango, un libro y un premio; todo para mi ¿? Si! todo para mi. Un día Ishtar, la directora de la Fundación Aladina, de la cual tengo el honor de ser embajadora, me dijo que tenía que creer en mi, me sorprendió mucho su comentario, reflexioné y me di cuenta que mucha gente creía en mi y me lo habían transmitido, Concha, Raquel, la tía Sivi, Pelu, mi querida hermanilla Cote, mi hija, mi cuñada Begoña, entre otras personas cercanas y algunas no tanto; todas ellas creían en mi, todas menos la más importante, yo.

Siempre sentí que hacía las cosas porque eran así, porque así se hacían y otras muchas no las hacía, por miedo, por las consecuencias y porque yo no merecía, ni valía… Creencias… uff que gran descubrimiento.

Hoy, estoy haciendo un máster para ser coach emocional, algo que también me ha llegado porque unas personas han creído en mi, mi «pepito grillo», Concha que me propuso la idea, Ishtar que vio la propuesta como muy interesante y mi gran Enrique Jurado que apostó, sin casi conocerme, en mi.

Este máster me está cambiando la vida, mi vida, mi percepción. Está siendo un gran despertar.

¡Gracias a todas las personas que han creído y creen en mi!

¿Y tú, confías y crees en ti?

En los próximos posts os iré compartiendo mi aprendizaje, mi renacer. Creo que es una experiencia que puede servir a otras personas que como yo, han sentido que no valen…

Como dice mi profe Marian Frías, BENDICIONES (significa Bien Decir) así que, me bendigo y te bendigo (entre nosotras, nunca pensé escribir estas palabras, mira tu el cambio)

Abrazos gigantes, Marta Brule

P.D. ¿sabes que significa amanecer? Ama Nacer, así que, amemos cada día porque es nuestra nueva oportunidad de volver a nacer.

Imagen: uno de los mágicos amaneceres sobre mi querido Mediterráneo, desde mi lugar de inspiración.

Deja un comentario